MSF insta a las fuerzas militares de Bahréin a que cesen su ofensiva contra los pacientes

 Arxivat a: Bloc, D'altres Mitjans, Drets Humans, Món Obert: L’Hospitalet pels Drets Humans, Totes les publicacions

MSF insta a las fuerzas militares de Bahréin a que cesen su ofensiva contra los pacientes

Manama, Bahréin, 7 de abril 2011 – La organización internacional médico humanitaria
Médicos Sin Fronteras (MSF) advierte de que en Bahréin se está haciendo uso de las
instalaciones médicas para reprimir a los manifestantes, un hecho que se traduce
además en que los heridos que necesitan tratamiento urgente no puedan acceder a los
servicios médicos.
La organización condena estos hechos en un informe que ha sido publicado hoy y en el
que se ilustra cómo los hospitales de Bahréin y los centros de salud ya no son refugios
seguros para los enfermos o heridos, sino más bien lugares a los que temer y a los que
hay motivos suficientes como para no ir.
“Las heridas, especialmente las causadas por la policía y por los efectivos militares, son
utilizadas para identificar a las personas que han participado en las protestas y
detenerlas. Además, las autoridades de Bahréin están utilizando la negación de atención
médica como un instrumento para disuadir a la gente de participar en las
manifestaciones”, explica Latifa Ayada, coordinador médico de MSF. “Las estructuras de
salud se están utilizando como cebo para identificar y detener a los que se atreven a
acudir para recibir tratamiento”.
Desde que comenzaron los enfrentamientos entre las fuerzas gubernamentales y los
manifestantes el pasado mes de febrero, las estructuras de salud de Bahréin (que en
circunstancias normales funcionan bien en términos de materiales e infraestructuras y
que cuentan con bastante personal médico especializado) no cubren las necesidades
médicas de toda la población. Salmaniya, el único hospital público de referencia en
Bahréin, estaba prácticamente vacío cuando hace unos días fue visitado por MSF.
Los heridos ingresados en Salmaniya han explicado a los equipos de MSF que fueron
agredidos en el hospital por miembros de las Fuerzas Armadas, quienes les golpearon
incluso sobre sus heridas. Y hay casos de pacientes que han sido detenidos dentro de las
instalaciones médicas al considerar las fuerzas de seguridad que sus lesiones estaban
relacionadas con las protestas. “Hemos llegado a un punto en el que el riesgo que
supone para los pacientes el ir a los hospitales o a los centros de salud es demasiado
alto, así que en muchos casos prefieren quedarse sin recibir tratamiento. Hay gente que
está muriendo en sus casas y eso es inaceptable”.
El uso del Hospital Salmaniya por parte de los manifestantes como lugar de reunión para
sus manifestaciones, su posterior ocupación por las fuerzas armadas, y el hecho de que
otros centros de salud y trabajadores sanitarios se hayan convertido en un objetivo
militar, han socavado la capacidad de las estructuras de salud para proporcionar una
atención médica imparcial.
MSF ha propuesto que se establezca un servicio médico de urgencia en Bahréin, a través
del cual los equipos de MSF acompañarían a los pacientes hasta las estructuras
sanitarias. Una vez allí se asegurarían de que estos fueran tratados adecuadamente y de
que no fueran objeto de detención, así como de que los trabajadores sanitarios pueden
llevar a cabo sus funciones de manera segura e imparcial y sin temor a represalias.
Lamentablemente, MSF no ha podido obtener garantías por parte de las autoridades de
que los pacientes a los que acompañe no serán considerados un objetivo.
“La acción que han tomado los militares de declarar el hospital como un objetivo militar
legítimo, y el uso del sistema de salud por parte del aparato de seguridad como una
herramienta para identificar y detener a los manifestantes, obstaculiza e ignora por
completo el hecho de que todos los pacientes tienen derecho a recibir tratamiento en un
lugar seguro, y el hecho de que todo el personal sanitario tiene el deber fundamental de
administrar tratamiento y proporcionar atención médica sin hacer ningún tipo de
discriminación”, explica Christopher Stokes, director general de Médicos Sin Fronteras.
Se deben dar todos los pasos posibles para restablecer el derecho de la población a
recibir tratamiento médico sin temor a ser objeto de represalias, especialmente mediante
la retirada de los militares del Hospital Salmaniya. Los manifestantes de la oposición
deben también garantizar que el hospital no se utilizará más como punto de reunión
para las manifestaciones.
MSF desea subrayar también la necesidad y el deber de las autoridades de respetar las
normas pertinentes del derecho internacional humanitario, especialmente las relativas a
la protección y respeto de las estructuras sanitarias y del personal médico. Estas reglas
también se extienden a la protección de los civiles, de los enfermos o heridos, y de los
prisioneros. La responsabilidad de restaurar el funcionamiento de los servicios de salud
está a día de hoy en manos de las autoridades.
La policía, el ejército y los servicios de inteligencia deben dejar de usar el sistema de
salud como un instrumento para reprimir a los manifestantes, y debe permitir que el
personal médico regrese a los hospitales para cumplir con su obligación primordial de
proporcionar atención médica, independientemente de las afiliaciones políticas o
religiosas de los pacientes.

Share
Publicacions relacionades
Mostrant 0 comentaris
pingbacks / trackbacks

Deixa un comentari


*

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies. Si continues navegant estas donant el teu consentiment per a l'acceptació de les mencionades cookies i la aceptació de la nostra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
Sicom