+34 670 243 498

Guinea Ecuatorial: represión, pobreza y petróleo

Guinea Ecuatorial dispone de petróleo suficiente como para especular con su extracción. En momentos de escasez, poseer combustibles fósiles, es un factor de enriquecimiento económico para quien lo controla y a su vez, motivo de impunidad política internacional por parte de las potencias encabezadas por los EEUU y la UE que prefieren, habitualmente, el petróleo a los derechos humanos. (A la tragedia guineana no es ajena España).
Guinea Ecuatorial es una feroz dictadura presidida por Teodoro Obiang Nguema que llegó al poder tras un golpe de estado en 1979 cuando derrocó a su tío, el también dictador, Francisco Macías Nguema.
La familia Obiang y su círculo de funcionarios, controla más del 90 por ciento de la riqueza del país. La población, pobre, supera en poco el medio millón de habitantes y el Producto Interior Bruto es equivalente al de Suiza. Sin embargo la riqueza no llega a la población que sigue sobreviviendo de la agricultura de subsistencia complementada con la caza y la pesca. El petróleo es explotado por la empresa norteamericana Exxon-Oil, que paga por sus concesiones directamente al dictador. Si Obiang repartiera los beneficios entre los guineanos, cada uno de ellos recibiría una renta anual de 35 mil dóleres. La renta española, por hacer una comparación, es de 28 mil. Por el contrario los guineanos se ven obligados a vivir con tan solo 500 dolares..
La reciente historia de Guinea Ecuatorial muestra claramente que su repentina riqueza no ha servido para hacer que el país suba de forma significativa en el Índice de Desarrollo Humano. Por otro lado, la creciente integración del país en las actividades políticas y económicas de la comunidad internacional, tampoco ha sido eficaz para facilitar ese ascenso.
Según los datos del PNUD, Guinea Ecuatorial está cerca del final del grupo de países con desarrollo medio. Con otras palabras: Más 40 años después de la independencia y 13 años después del comienzo de la industria petrolera, el país está muy lejos de lo que cabría esperar de acuerdo al crecimiento del PIB más alto del mundo entre 1995 y 2001.
Esto pone en cuestión las explicaciones sobre la falta de progreso debido a la ineficacia de la administración, falta de infraestructura y, por supuesto, razones culturales y naturales. Guinea Ecuatorial es un ejemplo de cómo la mala administración de la riqueza por parte de la elite del país, es la causa principal de la falta de desarrollo humano. Al mismo tiempo, esto arroja serias dudas sobre las políticas de cooperación de los poderes occidentales respecto de los países del Tercer Mundo.

El PIB de Guinea Ecuatorial es semejante al de Suiza y la población supera en poco los 500 mil habitantes. Sin embargo los guineanos continúan viviendo de la agricultura de subsistencia, complementada con la caza y la pesca.
La mayor parte de la riqueza, superior al 90 por ciento, es controlada por la familia del dictador, Teodoro Obiang.Desde el descubrimiento de petróleo a principios de la década de los noventa, el producto interior bruto de Guinea Ecuatorial ha aumentado más de un 5,000 por ciento, y el país se ha convertido en el cuarto mayor productor de petróleo del África Subsahariana. Al mismo tiempo, el nivel de vida de los 500,000 habitantes del país no ha mejorado sustancialmente.”Este es un país en el que la gente debería tener la riqueza per cápita de España o Italia y, sin embargo, vive en una situación de pobreza peor que la de Afganistán o Chad”, señaló Arvind Ganesan, director del Programa de Negocios y Derechos Humanos de Human Rights Watch en Julio de 2009. “Esto demuestra la corrupción y la mala gestión del Gobierno, y su insensibilidad con su propia población”
José Luís Nvumba, responsable jurídico de la “Associació Catalana de Solidaritat i Ajuda als Refugiats” afirma: teniendo en cuenta la herencia que nos dejaron, que nada tiene que ver con la evolución socio-política de los pueblos que habitan el territorio de Guinea Ecuatorial, es fácil atribuirnos los fracasos políticos, que aceptamos, por lo que se refiere a la gestión de un estado occidental. No sabemos manejarnos a modo occidental puesto que no lo somos, somos africanos. Pertenecemos a Naciones Unidas, pero no se ha hecho una inspección política de soberana voluntad de los pueblos guineanos para que podamos hablar de estado. Es imprescindible conocer África a través de la exposición de los propios africanos que también tiene personas que piensan y escriben.

Associació Catalana de Solidaritat i Ajuda als Refugiats

Human Rights Watch: Guinea Ecuatorial

Amnesty International: Guinea Ecuatorial, ejecuciones sumarias en 2010

Cooperació Ajuntament de l’Hospitalet

Agència Catalana de Cooperació al Desenvolupament

Share
Leave a Reply

*

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies. Si continues navegant estas donant el teu consentiment per a l'acceptació de les mencionades cookies i la aceptació de la nostra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies