Dos artículos para saber donde estamos: Involución fiscal y Contra el desmantelamiento de la Sanidad.

 Arxivat a: Bloc, D'altres Mitjans, Drets Humans, Món Obert: L’Hospitalet pels Drets Humans, Totes les publicacions

Dos artículos para saber donde estamos: Involución fiscal y Contra el desmantelamiento de la Sanidad.
Ambos publicados en el diario PÜBLICO

Involución fiscal
JUAN FRANCISCO MARTÍN SECO

Público 8-3-11
En un artículo publicado en este diario el domingo 27 de febrero, Robert Reich llamaba la atención acerca de la negativa evolución sufrida por la legislación fiscal en Estados Unidos y de –lo que aún considera más grave– la capitulación ideológica de las voces progresistas en esta materia. Algunas de ellas habían calificado de locura y desconexión con la realidad su propuesta de que el tipo marginal máximo del impuesto sobre la renta se situara en el 70%.
Reich alegaba, con razón, que dicho tipo fue el que rigió de media en el periodo de 1940 a 1980.
La realidad de nuestro país es similar. En los momentos presentes sería tachado de demente aquel que propusiera gravar las rentas altas con un marginal del 65% (hoy el máximo está en el 45%) y quien defendiese la conveniencia de estructurar la tarifa del IRPF en 36 tramos (en la actualidad existen cinco); sin embargo, estos parámetros son los que estaban vigentes en 1984. Estas modificaciones constituyen un buen exponente de la involución fiscal que se ha producido a lo largo de estos 25 años, y a las que se pueden añadir, sin duda, aspectos tales como el hecho de gravar las rentas de capital a un tipo muy inferior a las del trabajo, haber eliminado el impuesto de patrimonio, disminuido el de sociedades y reducido a su mínima expresión el de sucesiones.
Esta política no sólo la defienden las fuerzas conservadoras, sino también las teóricamente progresistas. Los gobiernos de Zapatero se han instalado en materia fiscal en el discurso de la resignación, renunciando a implementar cualquier medida progresista, e incluso adoptando otras claramente regresivas. La excusa empleada agrava la situación. Afirman que los ricos tienen multitud de mecanismos para evadir. Pero, si es así, lo es tan sólo porque el Gobierno lo permite. Es cierto que la libre circulación de capitales y los paraísos fiscales dificultan la lucha contra el fraude fiscal, pero existe aún mucho margen para gravar a los contribuyentes de ingresos elevados y evitar sus intentos de elusión. Ahora bien, difícilmente lo vamos a conseguir si creamos figuras como “las entidades de tenencia de valores extranjeros” que convierten a España en un paraíso fiscal frente a otros países.
Juan Francisco Martín Seco es economista

Sanidad Pública
Profesionales contra el desmantelamiento

Público 2-3-11
JORGE CALERO

Hace pocos días, un grupo de dos mil profesionales de los servicios sanitarios públicos de Catalunya presentaron un manifiesto en el que se advierte del riesgo que para los servicios sanitarios básicos suponen los recientes recortes presupuestarios. Además de señalar tales riesgos, en el manifiesto se denuncia la excesiva estructura burocrática en la gestión de los centros sanitarios.

Mediante el último ajuste del Gobierno de CiU se pretende reducir un 10% adicional el gasto sanitario público; esta reducción se suma a recortes previos, entre los que conviene no olvidar el descenso hasta en un 7% de los salarios de los empleados públicos a partir de junio de 2010. Medidas de ajuste más recientes se han centrado en la reducción de las plantillas, por medio de una política extraordinariamente restrictiva de amortización de las plazas procedentes de jubilaciones y la no renovación de contratos temporales.

El manifiesto de los profesionales sanitarios no debería ser un hecho aislado: quienes mejor conocen los riesgos del estrangulamiento financiero de los servicios del Estado del bienestar son los propios profesionales del sector. Mientras que la ciudadanía en general puede recibir una información más sesgada, o más manipulada ideológicamente, favorable a la mercantilización y, eventualmente, privatización o simplemente desaparición de los servicios del Estado del bienestar, los profesionales conocen directamente qué factores afectan a la calidad del servicio. Su voz es indispensable para señalar y denunciar los procesos actuales de “desmantelamiento programado” de servicios públicos educativos, sanitarios y relativos a la dependencia. Procesos que empiezan con restricciones presupuestarias que causan caídas en la calidad de los servicios públicos, que a su vez provocan la “huida” de las clases medias de estos y, por tanto, su deslegitimación y falta de apoyo electoral que conduce, en un circuito que se retroalimenta, a sucesivos desmantelamientos. Procesos “programados”, no atribuibles (al menos no únicamente) a motivos técnicos sino profundamente arraigados en la ideología neoliberal. La crisis fiscal proporciona el medio perfecto para su desarrollo.

Jorge Calero es catedrático de Economía Aplicada

Share
Publicacions relacionades
Mostrant 0 comentaris
pingbacks / trackbacks

Deixa un comentari


*

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies. Si continues navegant estas donant el teu consentiment per a l'acceptació de les mencionades cookies i la aceptació de la nostra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
Sicom