Científicos detenidos por denunciar la inacción de los Gobiernos frente a la crisis climática

 In Aigua, Aire, Aixopluc, Alimentació, Bloc, Coneixement, COVID-19, Cures, D'altres Mitjans, Dret a la movilitat, Drets Humans, Educació, Eines d'intercanvi, Emergència Climàtica i Social, Energia, Entorn habitable, Habitatge, Hidratació, Migracions i Geopolítica, Nodrir, Respirar, Sanitat / Salut, SICOMNews, Sobirania alimentària, Sobirania energètica, Totes les publicacions, Treball

  • Una decena de científicas y científicos del movimiento “Rebelión Científica” han sido llamadas hoy a declarar en comisaría por “alterar notablemente las sesiones del Congreso”.
  • Con sangre falsa y biodegradable, más de un centenar de miembros de la comunidad científica y académica española realizaron el pasado 6 de abril una acción de desobediencia civil noviolenta ante el Congreso de los Diputados.
  • Los sucesos ocurren en medio de una ola de calor histórica que rompe récords de temperatura en los últimos 20 años para el mes de junio.

15 de junio de 2022. Rebelión Científica (Scientist Rebellion Spain) comunica que más de diez personas han sido detenidas y llamadas a declarar ante la Policía Nacional, en distintas ciudades, por la acción de desobediencia civil noviolenta llevada a cabo frente al Congreso de los Diputados el pasado 6 de abril. Ese día, integrantes de la comunidad científica y académica de toda España se reunieron en Madrid frente a la Cámara Baja para arrojar sangre falsa y biodegradable sobre el edificio, con el fin de llamar la atención y denunciar la inacción de las autoridades frente a la crisis climática y ecológica.

La actividad se enmarcó dentro de la semana de acciones en más de 25 países del movimiento Rebelión Científica / Scientist Rebellion. En medio de ​la peor ola de calor en un mes de junio en 20 años,​ las personas investigadas han sido imputadas con los cargos de “delito de daños” a un “edificio singular protegido” y “delito de daños a las instituciones del Estado” por “alterar de forma notoria la sesión que se estaba realizando en el Congreso de los Diputados”. Tras las detenciones, los miembros de la comunidad científica fueron puestos en libertad con cargos.

La sangre falsa y biodegradable, realizada a base de agua y remolacha, no ocasionó daños materiales y fue retirada por los servicios de limpieza en cuestión de minutos, a pesar de la impugnación policial que cifra los daños en el edificio por valor de 3.306,69€. Las personas imputadas niegan la veracidad de las acusaciones y afirman que “la acción transcurrió de manera pacífica y no impidió el desarrollo de la actividad parlamentaria“. Además, en alusión a las acusaciones realizadas añaden que, “la falta de acción política ante la crisis climática, de manera urgente y contundente, está alternado de forma notoria el clima y la vida de las genraciones presentes y futuras“.

La pintura simbolizaba el estado trágico de emergencia climática señalado por el sexto informe del panel Intergubernamental para el Cambio Climático (IPCC) y que António Guterres, Secretario General de la ONU, indicó como una señal de “alerta roja” que nos lleva a “una senda suicida para la humanidad” si no actuamos.

Rebelión Científica quiere destacar lo irregular del procedimiento de detención, ya que los participantes afectados sólo fueron contactados por teléfono para acudir a prestar declaración con menos de 24h de antelación, dos meses y medio después de dicha acción. Y, una vez en dependencias policiales, fueron informados del procedimiento de detención. Rebelión Científica valora que estos actos intimidatorios son parte de una estrategia de endurecimiento de la represión contra los movimientos sociales con el fin de disuadir a las personas para que no ejerzan su derecho a la protesta pacífica, y aseguran que no disminuirán su ánimo ni su determinación a la hora de denunciar esta crisis climática y transversal ni a sus responsables, y que sólo nos harán redoblar nuestros esfuerzos para combatir la situación.

El movimiento declara a su vez que la detención de científicos y científicas, académicos, periodistas de divulgación científicagestores y educadores medioambientales es un hecho muy grave para toda la sociedad española, pues trata de impedir una acción ciudadana global. En palabras de las científicas del movimiento Elena González Egea y Belén Díaz cuando recibieron el mes pasado el precio Ecozine Berta Cáceres por el compromiso ambie ntal del conjunto de las acciones de Rebelión Científica: “Quienes realmente hemos interiorizado el escenario ante el cual estamos, no podemos seguir haciendo vida normal. Nuestra vida ha quedado irremediablemente atravesada por la responsabilidad de no causar más daño y de reparar todo lo posible el ya provocado”.

Para ampliar información, por favor contacten con:

Acerca de Rebelión Científica: Rebelión Científica (Scientist Rebellion) se fundó en 2020 para instar a la comunidad científica y académica a unirse a la resistencia civil noviolenta frente a la crisis climática “Hemos confiado en los escritos e informes durante décadas y eso no nos ha llevado a ninguna parte. Ya es hora de que las personas de la comunidad científica comiencen a realizar acciones directas frente a la mayor amenaza de nuestra historia: si les científiques no tenemos el coraje de actuar, ¿cómo podemos esperar que el resto de la ciudadanía se crea nuestras afirmaciones de catástrofe climática?

Del 4 al 9 de abril tendremos la mayor rebelión científica de la historia, bajo el lema “El 1.5ºC ha fracasado. ¡Revolución climática ya!”. En más de 25 países cientos de científicas realizarán acciones de desobediencia civil y huelgas y ocupaciones de universidades. En España, el día 6 de abril decenas de científicas arriesgarán ser arrestadas en una acción directa noviolenta sin precedentes.

Share
Recommended Posts

Us de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies. Si continues navegant estas donant el teu consentiment per a l'acceptació de les mencionades cookies i la aceptació de la nostra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
Sicom